Una buena solución es tener siempre a punto en casa frutas y verduras de temporada, acompañadas de algunos súper alimentos con los que podremos prepararnos unos batidos de escándalo que nos ayudarán a combatir el calor y nos darán energía, gracias a la gran cantidad de vitaminas que aportan. Siempre es mejor optar por los de verduras y ser más comedidas con los de fruta –es mejor tomar la fruta entera, pues es más saciante y nos aporta fibra–, aunque también se puede recurrir a ellos moderadamente cuando apriete el calor y el cuerpo nos pida azúcar. ¿No vas más allá del clásico zumo de naranja? Pues anota todas estas ideas.

Zumo de naranja, sí, pero con té matcha

Cristina González, propietaria de Suís & Bowls, recomienda esta maravilla para empezar el día. “Se trata de añadir al zumo de naranja de toda la vida una cucharadita de té matcha”, explica. “No solo está buenísimo y nos da energía, sino que además evita que tengamos que tomar el café”, que en muchas ocasiones no nos apetece en verano, pues el cuerpo nos pide bebidas frías.

Limonada, siempre con un toque de menta

Hay pocas bebidas más adecuadas para quitar la sed que la limonada, a la que puedes añadir una ramita de menta estrujada. “Se suele vender durante todo el año, pero en verano es un milagro para quitar la sed de forma saludable”, sin tener que recurrir a las clásicas bebidas azucaradas que en ocasiones nos pide el cuerpo. González recomienda añadir hielo picado y una cucharadita de sirope de agave si nos resulta demasiado ácida, aunque lo ideal sería ir acostumbrando poco a poco al paladar a su sabor.

Zumo de piña con espirulina

Este alga es ideal para empezar el día, pues es súper energética y nos dará la vidilla que necesitamos cuando el calor nos aturde. Una buena idea es añadirla a nuestros zumos de frutas, como el de piña, una opción ideal ya que es refrescante, poco calórica, diurética y actúa contra la retención de líquidos. “En realidad puede añadirse a cualquier zumo, ya sea de mango, de papaya o de verduras”, señala González.

Zumo de pepino

Tenemos poca costumbre de utilizar el pepino como base de zumos, y no sabemos lo que nos estamos perdiendo. Es un vegetal que contiene mucha agua, de manera que es súper interesante en verano, ya que además podemos aprovechar sus propiedades diuréticas. “Si se combina con verduras de hoja verde como las espinacas o las acelgas y se le añade un toquecito de apio, estaremos tomando un montón de vitaminas”, explica.

¡Melón y sandía al poder!

Son las frutas de verano por excelencia, y además ambas contienen mucha agua, de manera que son perfectas para hidratarnos cuando ya nos hemos cansado de beber agua sin parar. González señala que “se pueden combinar con otras frutas de temporada, como el melocotón, y añadirles una cucharadita de algún superalimento, como la maca, que aporta hierro y un toque de sabor”.

Bebida vegetal con cacao

Esos días en que el cuerpo nos pide una dosis de chocolate y lo único que deseamos es correr a la heladería a comprarlos una heladazo XXL, una buena opción es optar por una bebida de chocolate saludable y casera. Se trata de escoger nuestra bebida vegetal preferida –hay mil opciones: avena, soja, almendras, avellanas, nueces, arroz…–, añadirle hielo y una cucharada de cacao puro, sin azúcares añadidos. ¡Verás qué delicia!

Al rico gazpacho | iStock

Kéfir

Tenemos poca cultura de beber yogur bien fresquito, y puede ser una opción excelente cuando el cuerpo nos pide líquidos. Puedes elaborarlo en casa, ya que es facilísimo, y aunque solo está delicioso siempre puedes tunearlo a tu antojo. Puedes añadirle trozos de frutas frescas y tomarlo como si fuese una sopa, o mezclarlo con un zumo de tus frutas o verduras preferidas. El kéfir no solo tiene proteínas, sino también probióticos, fundamentales para la salud digestiva. Recuerda tomarlo siempre entero, sin azúcares añadidos, nunca desnatado o light.

Gazpacho

De sandía, de melocotón… La idea es tomar la receta original y modificarla con lo que tengamos en la nevera y más nos guste. Lo guardamos en la nevera y cuando el cuerpo nos pida una cervecita… ¡zas! Agarrar el gazpacho o salmorejo y disfrutar de su sabor y de esa inyección de salud y vitaminas que nos aporta.

Crema de calabacín

O de zanahoria, de puerro, de calabaza… De lo que sea. Una buena idea para verano es tomar las clásicas cremas de invierno en su versión fría, y tal vez algo menos espesas para que podamos beberlas en lugar de tener que tomarlas con cuchara. ¡Nunca fallan!

Infusiones con hielo

Esos tés, poleos menta e infusiones variadas son ideales en verano, pues combaten la retención de líquidos y nos refrescan si las tomamos con bien de hielo. Una buena idea es tener siempre a punto las clásicas infusiones que actúan contra la retención de líquidos, un problema que solemos sufrir más en verano –diente de león, jengibre, cola de caballo, etc.–, y tomarlas con un toque de hielo y, si queremos darles un swing diferente, con un chorrito de zumo de lima o limón o de la bebida vegetal que más nos guste y una ramita de menta. ¡Deliciosas!