Novalife » Cuídate » Nutrición

ALIMENTACIÓN

Así puedes sustituir el huevo en tus recetas

El huevo es un alimento muy saludable y nutritivo, por su aporte de vitaminas, grasas y proteínas de alto valor biológico, pero también muy valorado en la cocina por su versatilidad y buen precio. Un sinfín de recetas se aprovechan de las propiedades culinarias del huevo, pero ¿qué pasa cuando no podemos o no queremos tomarlo? Si sigues leyendo descubrirás cómo sustituirlo en diferentes preparaciones.

Publicidad

Las razones principales por las que no se toma huevo suelen ser por llevar una alimentación vegana, o por ser alérgico a la proteína del huevo. Si te encuentras en una de estas dos situaciones estos consejos te van a ser de utilidad. Si por el contrario no estás en ninguno de estos casos también te van a ser de utilidad, porque, ¿quién no ha podido hacer un bizcocho o una tortilla por no tener huevos en casa? Seguro que a ti también te ha pasado.

Además, un aspecto importante para evolucionar en lo que respecta a alimentación saludable y la cocina, es improvisar y atreverse a probar nuevos sabores y texturas.

Sustituir el huevo en tortillas y revueltos

La primera y principal preparación en la que el huevo es el ingrediente estrella es la tortilla, sí, una tortilla sin huevo es posible, para ello puedes hacer un “falso huevo batido” mezclando harina de garbanzo con agua templada y una pizca de sal. Bate bien y cocina como si de huevo batido se tratase.

Si te gustan más los revueltos prueba a sustituir el huevo por tofu blando batido.

Sustituir el huevo en repostería

La repostería es otro de los campos de la cocina donde el huevo es un producto casi esencial, la mayoría de recetas de bizcochos, galletas o muffins llevan huevo.

Harina de garbanzos | iStock

Según la receta que sea puedes sustituir el huevo con estas opciones: plátano machacado, manzana asada o compota, yogur o yogur vegetal, tofu batido y semillas de chía o lino hidratadas (hasta que adquieran una textura gelatinosa).

Ojo, ten cuidado con las preparaciones que no lleven nada de harina, ya que sustituir el huevo por estas opciones puede dar como resultado una masa demasiado “blanda”, tendrás que compensar con algún alimento o producto que dé más consistencia.

Rebozados sin huevo

Puedes hacer un rebozado ligero sin huevo de diferentes maneras:

- Harina de garbanzo (por ejemplo, para rebozar pollo o verduras, pintarlas con aceite de oliva y después pasarlas por harina de garbanzo, de espelta u otra.

- Haz una mezcla homogénea con harina de garbanzo, agua templada y un chorrito de aceite de oliva. Después pasa el alimento por esta mezcla.

- Tempura tradicional: simplemente se utiliza harina y agua muy fría. En algunas ocasiones se utiliza harina de maíz (maizena).

- Las verduras quedan muy ricas “rebozadas” en especias y horneadas.

No todas las preparaciones necesitan ser pasadas por huevo, si la preparación que quieres rebozar acepta bien el pan rallado sin necesidad de poner huevo puedes no ponerlo. En preparaciones que sí necesiten aportar un extra de humedad puedes “mojarlos” en leche o bebida vegetal para después pasarlo por una harina.

Es importante recordar que cuando se hagan este tipo de rebozados o cualquier preparación que lleve harina, recomendamos que sea harina integral o de alguna legumbre como la harina de garbanzo mencionada anteriormente, ya que son mucho más nutritivas. Por otro lado, también aconsejamos que los rebozados se hagan al horno o con poco aceite.

Por último, si te gusta hacer platos salados como empanadas y hojaldres no es necesario que los pintes con huevo para que queden bonitos, también puedes pintarlo con aceite de oliva virgen extra.

Publicidad