1. Subir y bajar de una silla: Sitúate en frente, sube a ella usando primero el pie derecho y luego el izquierdo y baja en el mismo orden. Completa un total de 15 subidas y, una vez acabes, reanuda el ejercicio invirtiendo esta vez el orden de subida: primero el pie izquierdo y luego el derecho.

2. Burpees modificado: Apoya las palmas de las manos en el suelo y estira tu cuerpo, pero en vez de hacerlo de un salto, desplaza primero una pierna y después la otra. Encógete de nuevo mediante el mismo proceso e intenta acelerar el ritmo hasta completar un total de 30 repeticiones.

3. El patito. Desplázate por la casa en cuclillas. Flexiona la rodilla y mantén la posición el máximo tiempo posible mientras caminas. Procura completar 20 segundos, descansa medio minuto y repite hasta 3 veces. Notarás cómo trabajan cuádriceps, isquios, glúteos y gemelos.

4. Saltos con impulso. Separa las piernas a la anchura de los hombros y flexiona levemente las rodillas para coger impulso. El objetivo es desplazarte lo más lejos posible con un salto. Muévete de esa manera por la habitación procurando amortiguar bien en cada caída, por el bien de tus rodillas y de tus vecinos. Completa un total de 10 saltos y repite 3 veces con un descanso de 20 segundos.

En pocas semanas notarás un cambio en las tareas cotidianas. Por ejemplo, te costará mucho menos subir escaleras.

Seguro que te interesa:

Salto con comba: ponte en forma con solo 15 minutos al día