1. Peso muerto

Para realizar este ejercicio necesitarás algo que te sirva de peso. Puede servirte una pequeña mochila cargada. Abre las piernas a la anchura de los hombros, y flexiona levemente las rodillas. Con tus brazos estirados en dirección al suelo, realiza un movimiento de cadera hacia atrás que te sirva para bajar sin hacer sentadilla, y otro movimiento hacia delante para subir.

Realiza 3 series de 20 repeticiones, con 15 segundos de descanso.

2. Puente de hombros

Túmbate boca arriba, flexiona las rodillas, y con los hombros apoyados en el suelo, eleva la cadera hasta que tu cuerpo dibuje una línea recta. Regresa al suelo y repite hasta 12 veces. Como el objetivo es incrementar el volumen del glúteo, lo ideal es que sitúes algo de peso sobre la cadera.

Deberás completar 4 series, con 1 minuto de descanso entre ellas.

3. Zancada al frente

Con la mochila en las manos, adelanta una pierna mediante una gran zancada, de modo que esta dibuje un ángulo de 90º. La de detrás también deberá quedar flexionada cerca del suelo, y luego ambas regresarán a la posición inicial.

Realiza 3 series de 15 repeticiones con cada pierna.

4. Patada de glúteo

Apoya tus rodillas y tus manos en el suelo y extiende una pierna hacia atrás, de modo que esta dibuje una línea recta con tu espalda. Devuelve la rodilla a su sitio y repite un total de 20 veces con cada pierna.

Comienza ahora y antes del verano del próximo año la transformación será evidente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Celulitis en el trasero? Así puedes acabar con ella

Cómo acabar con las cartucheras sin pisar el gimnasio