- Sentadilla con salto: Sitúa los pies a la anchura de los hombros y flexiona las rodillas para descender lentamente como si quisieras sentarte. Asegúrate de que en la bajada los talones no se levantan del suelo. Coge impulso y ejecuta un salto asegurándote de amortiguar bien en la caída. Completa 4 series de 10 repeticiones con 30 segundos de descanso entre ellas.

- Puente de hombros a una pierna: Túmbate boca arriba, con una pierna estirada y la otra apoyada en el suelo. Los hombros servirán de soporte mientras elevas la cadera, de modo que tu cuerpo dibuje una línea recta ante de volver al suelo. Deberás realizar cuatro series de 15 repeticiones con cada pierna.

- Split alterno con salto: Ejecuta una zancada hacia delante. La otra rodilla quedará flexionada abajo sin llegar a tocar el suelo. Es importante que en el movimiento la espalda permanezca siempre recta. Se trata de intercambiar la posición de una y otra pierna mediante saltos bien amortiguados. Deberás realizar 3 series de 10 repeticiones con descansos de 40 segundos.

- Ejercicio de abductores: Túmbate en el suelo y apoya el antebrazo, la cadera y todo el lateral de la pierna. Se trata de levantar la que queda arriba de modo que notes el esfuerzo pero tu cuerpo no se tambalee. Deberás completar 15 repeticiones por cada lado.

Además de estos ejercicios, te ayudará beber mucha agua y llevar a cabo una dieta baja en grasas saturadas y en sal.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo acabar con las cartucheras sin pisar el gimnasio

4 trucos para quemar más calorías cuando sales a correr

¿Aburrido de los ejercicios de cardio de siempre? Adelgaza con la única ayuda de unas escaleras