Las palabras sudar y verano van unidas sí o sí. Pero si evitas algunas acciones, mejor que mejor. Vaya por delante, que si te gusta el maquillaje, es perfectamente posible ir maquillada y llevar la mascarilla, pero hay truco. El calor, el vaho que se condensa entre la piel y la tela o el tejido, el roce continuo si no estás acostumbrada, la transpiración excesiva... Y es que el maquillaje impecable con el que saliste de casa solamente es ua un recuerdo a los pocos minutos.

El truco son estos “sprays”, que no sólo fijan sino que refrescan. Mantienen el maquillaje inalterable durante horas a prueba de roces y sudor, y lo consiguen porque crean una película invisible entre la piel y la mascarilla, evitando que se manchen. Dejan un acabado mate, que no es cuestión de derretirse, y mantienen el maquillaje en su sitio, sin transferencia a la tela o tejido de tu mascarilla.

No son una ducha fría, pero sí refrescan la piel, una acción que repetirás a lo largo del día si es necesitas salir de casa. O estás en casa y tu piel pide hidratación. En espacios cerrados como trenes o aviones, son necesarias (y en públicos si no puedes guardar la distancia de seguridad), y como ahora hay que llevar la mascarilla sí o sí, aplica estas pulverizaciones, deja pasar unos 20 segundos, y ponte la mascarilla.

Si eres de las que declaraban que “les sudaba el bigote” cuando llegaba el calor, con las mascarillas puede que más. Sentimos ser así de sinceras. Se trata ahora de cambiar tu rutina de belleza. Un tónico que restablezca tu Ph y una hidratante acorde a tu tipo de piel, pero de verdad, no la que te recomiende tu prima, te deje tu amiga, o le quites a tu madre. Una exclusiva para ti, para evitar pasarlo peor de lo que puede ser estar sudando, en verano, y con la mascarilla.

Spray refrescante | iStock

Es recomendable que tras utilizar durante horas la mascarilla, calmes la piel no sólo aireándola, sino con limpieza, hidratación y, a ser posible, una mascarilla reparadora. La firma española especializada en dermo cosmética Farma Dorsch aconseja una mascarilla especialmente para pieles grasas y mixtas, formulada con activos de origen vegetal y libre de parabenos, siliconas, colorantes, perfume, alcohol, 100% segura y efectiva. Esta solución contiene extracto de kiwi revitalizante, plasma marino hidratante, alantoína de acción calmante, caléndula suavizante, menta piperita de efecto refrescante, Factor de Crecimiento Epitelial de origen vegetal de acción antiedad y Vitamina C. Un cóctel para calmar y no añadir más estrés a esa zona que va a estar transpirando mal y con estrés.

“Las mascarillas disminuyen la transpiración, algo que puede provocar alteraciones en la piel como enrojecimientos o granitos por el sudor”, indica Reme Navarro, farmacéutica y co-fundadora de Mifarma.

Si tienes la piel sensible, la fricción continuada en los pómulos, barbilla y nariz puede provocar pequeñas irritaciones. Para evitarlo, hay que prestar especial atención a la hidratación del rostro. “Existen lociones que por su formulación pueden calmar la piel a la vez que la hidratan. Si no es suficiente, se puede aplicar vaselina en las zonas de mayor roce”, indica Navarro.

La doctora Ángela Hermosa Gelbarg, dermatóloga de Clínica FEMM, nos recuerda que la fricción puede desencadenar o empeorar brotes de herpes orofacial; las pequeñas heridas pro-fricción que pueden producir las mascarillas pueden impetiginizarse con las bacterias que viven sobre la superficie de la piel, dando lugar a ampollas, pústulas y costras. “También el exceso de sudoración por la mascarilla puede propiciar brotes de foliculitis (inflamación e infección superficial delos folículos pilosos)”.En estos casos, el tratamiento dependerá del tipo de infección: si es bacteriana, habrá que recurrir a los antibióticos; si es un herpes, puede requerir antivirales orales.

Pero para que puedas hacer una vida lo más normal posible, y evitar el exceso de sudoración con la mascarilla, ahí van unos consejos:

-Cambia horarios si es posible en las salidas.

-Encuentra una mascarilla transpirable, acorde a tus necesidades, bien de tejido-no-tejido, bien de alta protección, si es necesario.

-Cuida mucho la limpieza e hidratación del rostro para evitar cualquier alteración.

-Evitar tocarte al máximo para no añadir mayor sensación de calor o agobio cuando sudas.

-Si haces deporte con ella, y no paras de sudar, intenta encontrar zonas donde no haya nadie para poder quitarte la mascarilla, o acude a clases particulares en el gimnasio donde todo sea más seguro.

-Cambia el maquillaje por una hidratante con color y protección, así evitarás añadir menos capas a tu piel.