Es cierto que el uso de determinados productos como tintes, baños, espumas, lacas, sprays anticanas o gominas pueden contribuir a resecarlo, pero también lo es que es un mal común incluso para todas aquellas que sanean las puntas a menudo. La buena noticia es que existen un montón de productos en el mercado que pueden mejorar, y mucho, el aspecto de nuestro cabello –y algunos hábitos que van a marcar la diferencia–. Solo tenemos que ser regulares e incorporarlos a nuestro día a día.

Di sí al agua fría

Es cierto que cuesta, pero también que el agua demasiado caliente genera vapor que hace que el cabello se encrespe aún más. Por tanto, es recomendable tratar de lavar el cabello con agua templada o fría, o al menos reservar un último aclarado para dar vitalidad y suavidad a nuestra melena.

Protégelo del sol

Del mismo modo que protegemos la piel con protectores solares, debemos proteger el cabello, que se reseca y estropea más de la cuenta cuando le da el sol directo. Utiliza siempre sprays de protección solar específicos si vas a exponer tu cabello al sol, o en su defecto sombreros y pañuelos. Piensa que los rayos solares también llegan a tu cabello en invierno, de manera que deberías evitar igualmente las exposiciones largas sin la protección adecuada incluso cuando creas que no hace sol.

Aceite de argán

El aceite de argán, así como muchos otros aceites –hay quienes optan con grandes resultados por el aceite de oliva– hidrata en profundidad y regenera el cabello, de manera que una mascarilla al menos una vez por semana mejorará notablemente su aspecto. ¿Cómo aplicarla? Extiende el aceite uniformemente sobre el cabello y déjalo actuar una media hora (envuélvelo en una toalla si te es más cómodo). Si tienes el pelo graso evita aplicarlo en el cuero cabelludo y ponlo solo en las puntas. Recuerda que si lo tienes excesivamente estropeado necesitarás varias aplicaciones para empezar a notar los resultados. ¡Paciencia!

Pelo seco | iStock

Siempre con acondicionador y mascarilla una vez a la semana

Debes aplicar acondicionador cada vez que te laves el pelo, a poder ser uno específico para cabellos frágiles o encrespados, y tratar de aplicar al menos una vez a la semana una mascarilla específica de tratamiento que combinarás con el aceite de argán. Verás como poco a poco tu melena empezará a notar los efectos de estos productos, además de que la desenredarás mucho mejor y se encrespará menos.

Vade retro, toalla

No conviene secar el cabello con la toalla, no solo porque lo enreda sino porque lo estamos cargando de electricidad y, por tanto, provocamos que se encrespe. Lo más saludable es desenredarlo todavía mojado, intentando dar los mínimos tirones gracias al acondicionador, envolverlo en una toalla de microfibra y dejarlo un rato así mientras te maquillas o te vistes.

Evita planchas

Planchar el cabello cada día lo estropea una barbaridad, del mismo modo que conviene evitar el secador en la medida de lo posible. Para ello, no hace falta salir a la calle con el pelo mojado en pleno invierno, sino aprovechar si, por ejemplo, estamos en casa con la calefacción puesta para dejar que se seque al aire.

Usa productos específicos

No solo hablamos de champús, acondicionadores, mascarillas y lacas específicos para puntas abiertas o melenas encrespadas, sino también productos que puedes aplicar incluso en seco en las puntas abiertas para mejorar su aspecto. Tampoco te agobies con obligarte a seguir una rutina de belleza específica para tu cabello cada mañana: hoy en día hay recogidos increíbles, horquillas de fantasía, pinzas preciosas y otros accesorios que harán que vayas estupenda con el cabello recogido.

Corta las puntas con frecuencia

Deberías cortar las puntas en cuanto empiezan a abrirse, ya que tienen un efecto deshilachado que hace que la parte dañada vaya en aumento y su aspecto sea cada vez peor. Pese a que existen productos en el mercado que cierran la punta de golpe, son pan para hoy y hambre para mañana, de manera que lo más conveniente es pasar por la peluquería. La navaja y las tijeras de vaciado sientan de pena a los cabellos con tendencia a encresparse, lo mismo que los escalados: si es tu caso, nada mejor que un corte recto, tal vez ligeramente más corto por la nuca, que te dará volumen y disimulará el mal estado de algunas partes.