Cada vez es más habitual que en tu salón habitual de peluquería te ofrezcan alternativas al tinte de toda la vida y es que las marcas han visto el potencial y cada vez son más las que ofrecen opciones más naturales, se podría decir que las fórmulas se han vegetalizado no solo por un interés creciente hacia lo natural sino porque, al contrario que en otras épocas, las usuarias buscan cada vez más mantener su tono y si se decantan por mechas, prefieren looks más discretos.

A favor de las coloraciones naturales hay varios argumentos: por ejemplo, estos tintes purifican el cuero cabelludo, controlan los niveles de grasa, fortalecen el pelo y le aportan un brillo especial. Además, suelen ayudar a acabar con los problemas de picores y descamación, que son muy habituales. ¿En contra? Pues que muchos duran menos que los tintes con componentes químicos y además, la carta de colores que te van a proponer es mucho más reducida.

Dicho lo cual, ¿qué opciones son las que tienes? Por un lado, están los barros y la henna tradicional: utilizan extractos y pigmentos de algunas plantas para colorear y dar reflejos al cabello. El resultado es muy natural. La henna siempre ha sido la alternativa natural a los tintes químicos: los colores básicos son el rojo (lawsonia inermis), negro (indigofera tinctorial) y rubio (cassia obovata). Con ellos se pueden obtener otros tonos como caoba, rojo cereza, marrón más o menos oscuro… La henna cubre perfectamente las canas, por cierto, no así otras soluciones naturales.

Tinte | iStock

También está la llamada coloración ácida que es una tintura vegetal que se caracteriza por tener un pH ácido que respeta la fibra capital y actúa sobre la superficie del pelo sin alterar su estado natural. Es una magnífica opción también.

Además están los óleos, que llegan a disimular el 100% de las canas. Los aceites de coloración llevan un 98% de pigmentos naturales y un 2% de pigmentos tradicionales, o sea, químicos. No rompen la cutícula del pelo para depositar el color, sino que la traspasan.

Por supuesto, no hay que olvidar soluciones caseras de las que ya hemos hablado en alguna ocasión en Nova Life. Te lo explicábamos aquí con todo lujo de detalle.

las ventajas de esta opción es que es mucho más económica que la de acudir a un salón de peluquería, es el Do it yourself del pelo. ¿Qué puedes utilizar? Una infusión de té negro o el café oscurecen el pelo, basta hacer una papilla con los posos y dejar actuar durante una hora. No tendrás un tinte permanente (estas soluciones se van antes que las anteriores) pero para una urgencia o para adquirir un tono natural, va perfecto. Si tienes el pelo más claro, puedes decantarte por utilizar manzanilla (remedio de toda la vida), cerveza y miel y limón. Para tonos cobrizos, apuesta por una infusión de hibisco o de frutos rojos.