Llegamos, por fin, al final del confinamiento y la piel, como todo, requiere de un período de adaptación. Los expertos aconsejan empezar ya a entrenar la dermis para que no sufra los efectos de la operación salida.

Demasiadas horas de ‘encierro domiciliario’ repercuten, no sólo al ánimo y al cuerpo, sino también a la piel de muchas maneras. Sin sol, sin aire y, a veces, con una limpieza excesiva, la dermis se desequilibra. Necesitamos disponer de una barrera protectora estable de cara a la exposición al sol y a los agentes contaminantes, que pueden volver a alterarla, produciendo hipersensibilidad, brotes o quemaduras.

Hablamos con algunas expertas del ámbito de la cosmetología para saber cómo tenemos que preparar la piel estos días y devolverle la fuerza y la resistencia necesarias para que la vuelta a la (nueva) normalidad no sea traumática, dermatológicamente hablando.

1. Aumenta las defensas de tu piel

Ingredientes como la ectoína vuelven la piel más fuerte y resistente. “Se trata de una sustancia que producen las bacterias halófilas que viven ambientes austeros y con condiciones extremas (pueden sobrevivir al desierto, por ejemplo)”, explica Elisabeth San Gregorio, directora técnica de Medik8.

“La ectoína hace que el sistema inmune esté más preparado al optimizar la síntesis de células de Langerhans (las que forman este sistema) y con ella se permite una mayor resistencia y menor tendencia a quemarse”.

Durante estas semanas también conviene incluir en la dieta suplementos alimenticios que apoyen el sistema inmune y que hagan que la piel esté más resistente a los radicales libres, explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD. “La dieta es una parte fundamental para que la piel resista a estos cambios bruscos, puede hacer que mejore su barrera, y reforzándola con ingredientes ricos en antioxidantes, como los frutos rojos o el té verde, ácidos grasos como el Omega 3 o proteínas de alta calidad y bajo contenido en grasa, lo lograremos”, añade.

2. Ponte protección solar

Siempre, pero sobre todo en esta época del año, resulta imprescindible salir a la calle con protección solar. Especialmente tras la cuarentena, y más aún si has usado fórmulas antiedad, altamente sensibilizantes, como son la vitamina A o los hidroxiácidos. Recuerda que tener una piel fuerte no implica que sea indestructible. No te confíes, tarde o temprano los rayos UV acaban incidiendo en ella, aunque tarden en conseguirlo.

3. Regula la grasa

El sol baja sustancialmente los niveles de la hidratación de la piel. Del mismo modo, agentes como la contaminación penetran en ella depositando impurezas y actuando como agentes pro-envejecimiento.

Estos y otros aspectos se pueden solucionar si la piel tiene su barrera protectora intacta. “Todas las pieles necesitan un nivel adecuado de lípidos. Las pieles grasas suelen tener más y las secas menos. Esos lípidos (o grasa) que genera la piel son imprescindibles porque crean una capa que protege e impide que pierda su agua”, comenta Bella Hurtado, directora de educación de Aromatherapy Associates.

Así que, no solo no hay que huir de productos oleosos estos días, sino que conviene incorporarlos a nuestra rutina de belleza de manera natural. Apuesta por aceites que no conduzcan al acné y dejen la piel con aspecto seco.

Crema hidratante | iStock

4. Renuncia al maquillaje

Es una realidad. Tras el confinamiento, la mascarilla protectora sustituirá a la del maquillaje como tendencia healthy. Sobre todo para los labios. Si no queremos que la mascarilla quede como una obra de arte expresionista, “lo más lógico es apostar por los productos de tratamiento con color, cuyo pigmento penetra mejor en la piel, evitando de este modo manchar”, comenta la especialista de Perricone MD.

Sin embargo, sí puedes resaltar los ojos, aunque con cautela. “Las pestañas llevan casi dos meses protegidas de los agentes externos, y por ello deberemos maquillarlas con productos que tengan en cuenta la salud de la piel y la traten con delicadeza, al tiempo que la protegen de radicales libres, contaminación, etc.”, explica Diana Suárez, de RevitaLash Cosmetics.

5. Evita irritaciones

En esta época del año es mejor no investigar con nuevos productos. “La piel está pasando por muchos cambios y es casi mejor apostar por los activos que más necesita, con rutinas concretas y específicas, evitando principios irritativos como puedan ser los hidroxiácidos”, aconseja Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza.

Estos activos pueden volver la piel más sensible y afectar, precisamente, a la barrera lipídica que mantiene la hidratación de la piel y que tanto estamos intentando proteger. Decántate más por principios calmantes y no por aquellos que estresen el tejido. La piel se refuerza cuando está tranquila y se estresa cuando se activa con principios como los retinoides. “Esto no es malo en épocas en las que está en condiciones óptimas”, analiza Valeria Navarro, directora técnica de Boutijour, “pero la situación actual habrá alterando mucho las pieles”.