Todos sabemos que lucir una melena brillante y abundante es sinónimo de salud. Por eso, es importante destacar que la caída del cabello no sólo es un problema hereditario, sino también puede generarse por factores como: el estrés, el medio ambiente y hasta un desequilibrio hormonal.

Para frenar y evitar que esta afección se incremente, nada mejor que recurrir a remedios naturales para la caída del cabello. Desde aceites esenciales, hasta hortalizas como la remolacha son usados para conseguir un pelo abundante y sedoso.

REMOLACHA PARA LA CAÍDA DEL CABELLO:

La remolacha tiene proteínas, potasio, calcio y vitaminas B y C que son esenciales para un cabello saludable y fuerte. Además, ayuda a frenar la caída del pelo y promueve el crecimiento del mismo.

Ingredientes:

• 3 tazas de remolacha

• 2 tazas de agua

Preparación y modo de empleo:

• Hervid la remolacha durante 10 minutos.

• Luego, trituradla con un poco de agua hasta formar una pasta y aplicadla por todo el cuero cabelludo.

• Dejad que actúe 20 minutos y enjuagad con abundante agua.

Consumir zumo de remolacha también ayudará a fortalecer el cabello y evitar su caída.

ACEITE DE ALMENDRAS:

El aceite de almendra es rico en vitaminas A y B que ayudan a que el cabello crezca sano y fuerte. Además, es un poderoso antioxidante por lo que mejora la circulación de nutrientes en el cuero cabelludo.

Modo de empleo:

• Para aplicar el aceite con el cabello seco, se debe untar cada mechón de pelo con este y dejarlo actuar envuelto en una toalla durante un par de horas antes de lavarlo.

• Para un efecto más intenso, podéis dejarlo durante toda la noche.

• En húmedo, se puede utilizar como sustituto del acondicionador o mascarilla. Esperad unos minutos y enjuagad con abundante agua.

• Es importante que al aplicar el aceite, se de un masaje en el cuero cabelludo ejerciendo una ligera presión con los dedos.

Si mezcláis el aceite de almendras con aceite de romero, este acelera los resultados y le aporta más beneficios al pelo.

Cepillo con pelos | iStock

CEBOLLA:

Gracias a su alto contenido de azufre, el zumo de cebolla ayuda a mejorar la circulación de la sangre en los folículos pilosos, lo que regenera y reduce la inflamación. Por lo cual, es uno de los remedios naturales más efectivos para la caída del cabello.

Ingredientes:

• 3 cebollas

Preparación y modo de empleo:

• Cortad y pelad las cebollas para luego colocarlas en la licuadora sin añadir ningún otro producto, ni siquiera agua.

• Mezclad hasta obtener un zumo de cebolla puro y aplicadlo con un suave masaje por todo el cuero cabelludo, previamente humedecido.

• Dejad actuar unos 10 minutos y lavad la cabeza con vuestro champú habitual.

• Si os apetece, también podéis dejar el producto durante toda la noche para lavar a la mañana siguiente.

Nota:

• Si no os gusta el olor de la cebolla, podéis combinarla con ingredientes como la miel y así también potenciar sus efectos. Sólo tenéis que agregarle al zumo dos cucharadas de esta, hasta obtener una mezcla homogénea.

• Aplicad el producto al menos dos veces por semana para empezar a ver resultados.

ALOE VERA:

El aloe vera tiene infinidad de beneficios entre los que destacan las propiedades hidratantes para la piel y el cuero cabelludo. Por eso, es perfecto para tratar la caída del cabello

Preparación y modo de empleo:

• Cortad de forma horizontal una penca de aloe vera y frotad con suavidad el cristal justo sobre el nacimiento del pelo.

• Dejad que se seque y luego enjuagad con abundante agua.

Repetid este procedimiento a diario para obtener un mejor resultado.

Otras alternativas para prevenir la caída del cabello:

• Evitad las duchas con altas temperaturas ya que pueden causar daños en el cuero cabelludo al perder los aceites esenciales que ayudan a protegerlo.

• Disminuir el uso del secador ya que este provoca fragilidad e incrementa la caída del pelo.

• Evitad desenredar el cabello cuando esté húmedo ya que es mucho más débil y tiende a caerse.