Han sido minutos de angustia hasta que varios conductores han logrado ser rescatados de los techos de sus vehículos. El momento más difícil se producía cuando un hombre se agarraba a la pared del túnel después de que la fuerza del agua arrastrara su coche. Bomberos y policía escuchaban sus gritos de "auxilio, auxilio", "no puedo más".

Finalmente lograban acceder a él en una zodiac para ponerle a salvo. En ese tramo de la autopista se veían vehículos a la deriva. En la última hora habían caido más de 80 litros por metro cuadrado.