Tenerife

Un profesor tinerfeño, elegido por cuarto año como uno de los mejores maestros de España

Ricardo Acosta ha sido elegido como uno de los mejores profesores de España tras multiplicar por cinco el número de alumnos de su colegio rural de Tenerife.

Publicidad

Ricardo Acosta ha conseguido multiplicar por cinco el número de alumnos de su colegio rural de Tenerife gracias a proyectos innovadores como enseñar matemáticas a través del ajedrez o implicar a las familias en el proceso educativo.

Es el cuarto año que Ricardo Acosta, un joven tinerfeño profesor de educación física, representará a Canarias en los prestigiosos premios que convoca la plataforma EDUCA junto a la obra social ABANCA. El certamen, que este año celebra su séptima edición, está considerado como los Goya de la Educación y tiene como objetivo reconocer la importancia del papel de los educadores en la sociedad.

Para aspirar a estos premios son los alumnos y sus familias los que proponen a los diferentes candidatos. Este año se han recibido un total de 1.306 propuestas procedentes de toda España. Hace tan solo unos días se han hecho públicos los nombres de los finalistas entre todos ellos y de nuevo en ese listado encontramos un repetidor: Ricardo Acosta. Se ha ganado el cariño de sus alumnos y sus padres a pulso desde hace unos años.

Llegó en 2015 al CEIP La Vega en el municipio de Icod de Los Vinos, un pequeño centro rural con muy pocos alumnos, la mayoría se había marchado a otros colegios más grandes y más céntricos hasta el punto de que llegaron a tener tan solo 30 escolares. Acosta nos cuenta como anécdota que el primer día que llegó, vestido de chándal porque le habían nombrado profesor de Educación Física, había alguien en la verja del colegio que le dijo: "Eres el nuevo director, ¿no? Pues toma las llaves que me tengo que ir". "Fue ahí cuando comenzó mi aventura. Solo éramos tres profesores y treinta alumnos en un colegio con muchas deficiencias, sin pintar, sin material. A día de hoy hemos conseguido multiplicar por cinco el número de matrículas, tenemos casi 150 escolares y más de veinte profesores", cuenta.

El secreto de su éxito

El secreto del éxito de Ricardo está en su implicación con el centro, con los alumnos y sus familias a las que también ayuda económicamente como puede pero sobre todo en los proyectos innovadores que pone en marcha. El más atractivo es el que usa el ajedrez como vehículo para enseñar matemáticas, lo hacen con robots, con el ordenador o con juegos que ellos mismos inventan y diseñan con impresoras 3D. "Gracias al ajedrez a los niños no solo les gustan las matemáticas sino que además se motivan para aprender mucho más", asegura

Asegura que nada de esto sería posible sin su equipo directivo que está completamente implicado en su proyecto educativo y que, como él, creen que la educación es el pilar fundamental para mejorar la sociedad. “A los niños no solo les estamos enseñando inglés, a leer o a sumar, también aprenden la importancia de ayudar a los demás. Vienen al colegio entusiasmados” Y lo hemos comprobado viendo a los niños jugar mientras aprenden. Tal ha sido el éxito de su nominación que hay padres que hace unos años cambiaron de centro a sus hijos pero al ver la pasión de este profesor han decidido volver.

El próximo 15 de noviembre se conocerá quien es el elegido como mejor maestro de toda España, pero Ricardo nos confiesa que no hay mayor premio que ver el entusiasmo de sus alumnos cada día.

Publicidad

Una mujer echándose crema

El boom de las cremas en TikTok llega a las consultas de los dermatólogos: "Buscan una cara de anuncio"

Los dermatólogos están notando que muchos adolescentes acuden a sus consultas con problemas por cremas 'antiaging' o antienvejecimiento. Un uso prematuro - que en muchas ocasiones - viene de recomendaciones de 'influencers' a los que siguen en TikTok.

Barbería de A Coruña

Peluquerías y centros de estética de A Coruña aplican penalizaciones para evitar las reservas fantasma

Cada vez más profesionales del sector de la imagen personal adoptan medidas para protegerse ante los clientes que no cancelan sus citas con un tiempo de antelación suficiente. Una práctica que supone un gran perjuicio para los centros.