La Guardia Civil halló muerta este lunes a la mujer con heridas de arma blanca en el municipio cántabro de Escalante al ir a notificarle el fallecimiento de su marido en un accidente de trafico, del que se sospecha que es autor del apuñalamiento en un posible caso de violencia machista que se está investigando.

La mujer, de 52 años y que responde a las iniciales M.J.R.R., no había presentado denuncias previas por malos tratos. Su presunto asesino, tres años mayor que ella y con iniciales J.F.A.E., falleció en un accidente de tráfico ocurrido a las 17.40 horas tras colisionar con su vehículo contra un árbol en el kilómetro 0,8 de la CA-460, por lo que se creía que se trataba de un suicidio, hipótesis que ahora se ha descartado.

Al ir a notificarle su fallecimiento y acceder al domicilio del matrimonio, los agentes encontraron el cuerpo de la mujer, que presentaba varias heridas de arma blanca y se encontraba junto a un charco de sangre. El cuerpo del marido también presentaba heridas de arma blanca.

La pareja tenía su domicilio fijado en Zaragoza, aunque actualmente residían en el Barrio San Roque de la localidad cántabra de Escalante.