Dani Rovira

Publicidad

Dani Rovira

Así descubrió Dani Rovira que tenía cáncer: "Me noté un bulto sospechoso encima de la clavícula izquierda que iba un poco más"

El cómico Dani Rovira habla por primera vez sobre cómo descubrió que tenía cáncer. "Un par de médicos amigos míos me dijeron que si a la semana no ha pasado que fuera a mirármelo a un hospital... Habían pasado dos días desde que se decretó el estado de alarma" por el coronavirus.

La batalla de Dani Rovira contra el cáncer continúa. Hace unos días anunciaba que acababa las sesiones de quimioterapia. "Llegaba al hospital a las 9.00 de la mañana, me sacaban sangre para ver cómo tenía las defensas. A partir de ahí, en el laboratorio me hacían los jarabes y eran cuatro bolsas de quimio intercaladas con bolsas de suero y algún otro medicamento".

La entrevista

Dani Rovira ha contado primera de vez como descubrió que tenía cáncer. Un aviso que saltó cuando se dio cuenta de que algo no estaba bien en su cuerpo. Sucedió en pleno estado de alarma por el coronavirus. "Hacía dos días que habían decretado el estado de alarma, imaginad lo que me apetecía meterme en el hospital", ha contado el actor de Ocho apellidos vascos.

El actor y cómico, hace pocos días, anunciaba en Instagram que había terminado la quimioterapia, "me queda la última pantalla del videojuego".

En la entrevista, el actor ha hablado de su nuevo reto, las sesiones de radioterapia. "Es muy ajustado a tu figura, casi no puedes ni engordar ni adelgazar. Cuando te dan la radio hay una cama metálica que se llama el acelerador, te anclan con ese molde para que la radiación vaya exactamente a donde tiene que ir. Hace 30 años era una especie de lanzallamas y ahora es muy concreto. Son 10 minutos que no puedo ni tragar".

Además, en la entrevista ha reconocido que durante todos estos meses ha hecho "un cordón sanitario a nivel de televisión y redes sociales para que todos los inputs fueran bonitos". Dice Dani Rovira que "solo me apetecía ver comedias, a mí que me gustan mucho las películas de terror… Pero los mensajes que me han llegado han sido cien por cien de cariño, aunque al final te tienes que reír porque la gente queriéndote expresar cariño a lo mejor la manera en que lo hacen no es la mejor".

Nunca pierde la sonrisa

Dani Rovira también ha contado cómo se encuentra fisicamente y las secuelas que le deja el tratamiento contra el cáncer. "Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas".

No faltan los mensajes de apoyo de Dani Rovira a todos aquellos que también libran la batalla contra el cáncer y a los sanitarios que ayudan en la lucha. "Ánimo a los que estáis en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer".

Publicidad