Publicidad

Coronavirus

La Agencia Europea del Medicamento asegura que la proporción de trombos entre los vacunados con AstraZeneca no es superior a los casos habituales

AstraZeneca fue la tercera vacuna autorizada en Europa y la última que se comenzó a administrar. Hay 30 personas en todo el mundo que han sufrido trombos. La OMS asegura que no se puede relacionar con la vacuna.

Varios países europeos han suspendido de forma temporal la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca mientras se estudian posibles efectos secundarios, como trombos o hemorragias internas.

La Agencia Europea del Medicamento recuerda que la proporción de trombos entre los vacunados no es superior a los casos habituales en la población general.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado que "no hay razón para no usar" la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19, por lo que ha subrayado que se "debe seguir administrando" tras la preocupación por la suspensión de su uso por "precaución" en varios

países europeos y mientras se lleva a cabo una investigación de casos de tromboembolismo.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, ha incidido en que "no se han detectado muertes relacionadas con la administración de vacunas contra el coronavirus hasta la fecha", cuando ya se han aplicado más de 268 millones de dosis.

De momento, España sigue adelante con la vacuna de AstraZeneca, que considera segura y de la que se han administrado en las últimas 24 horas 44.863 dosis, después de que cinco comunidades hayan retenido los sueros que les quedaban de un lote de esta farmacéutica, mientras se estudian una treintena de casos de trombos tras su administración en varios países de Europa.

El Ministerio de Sanidad repartió a las comunidades el pasado 12 de febrero el lote ABV5300, que ha sido ya administrado en su mayoría, pero cuyas dosis restantes han paralizado ahora cautelarmente Cataluña, Andalucía, Castilla y León, Canarias y Asturias, la primera de ellas el Principado, que lo anunció anoche.

Castilla y Leónha notificado dos posibles reacciones adversas en personas que se han vacunado con una dosis de este lote, una de ellas con un diagnóstico de encefalitis inmunológica no infecciosa y otra con un ictus. No obstante, por el momento la relación causa-efecto concreta no podrá establecerse hasta que terminen diversas pruebas que se han solicitado y tardarán al menos una semana.

Publicidad