Un hombre de Florida se ha enfrentado a la justicia por un intento de asesinato tras arrastrar a un policía con su vehículo.

El agente detuvo el coche de este conductor por llevar los cristales de las ventanas tintados presuntamente de manera ilegal. El encuentro se volvió violento cuando la autoridad detectó posible presencia de marihuana en el auto.