Imagen no disponible

Publicidad

la mujer no sabía que estaba embarazada

Nace un bebé en una pequeña isla brasileña donde no está permitido dar a luz

Unas 3.000 personas viven en el archipiélago brasileño de Fernando de Noronha, donde está prohibido que las mujeres den a luz. El motivo es que en la isla no cuentan con las infraestructuras sanitarias apropiadas para tratar un parto.

Fernando de Noronha es un archipiélago brasileño en el Océano Atlántico que tiene 26 kilómetros cuadrados y está formado por 21 islas, de las cuales sólo una está habitada y lleva el mismo nombre que el archipiélago.

En ninguna isla del archipiélago se permiten los partos, ya que se carecen de las infraestructuras sanitarias apropiadas para dar a luz. Como consecuencia de ello, según recoge el diario O Globo, las mujeres tienen que desplazarse hasta la ciudad de Natal, a 345 kilómetros, para ser atendidas en un hospital.

La mujer que dio a luz, de 22 años, asegura que se hizo un test de embarazo y dio negativo, por lo que no acudió al médico en ningún momento durante los nueve meses. "El viernes por la noche tuve un cólico y al ir al baño vi que algo salía entre mis piernas. Me pareja llegó en ese momento y lo cogió. Era un bebé. Me quedé paralizada, no sabía que estaba embarazada", explica al citado diario.

La madre asegura que de haber sabido que estaba en cinta no habría tenido a su hija en la isla. "No arriesgaría mi vida ni la de mi hija", concluye.

Publicidad

Liz Cheney carga contra su propio partido

Liz Cheney se plantea enfrentarse a Donald Trump para las elecciones de 2024

Liz Cheney es representante y una de las voces más importantes dentro del Partido Republicano. Además, siempre se ha mostrado en contra de el expresidente Donal Trump. Pero, tras los comentarios del expresidente, Cheney se quedó fuera de la próxima legislatura.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg

Rusia acusa a dos trabajadores de la central nuclear de Zaporiyia de filtrar datos para que Ucrania ataque a sus tropas

Rusia acusa a dos trabajadores de la central nuclear de Zaporiyia filtrar datos a las Fuerzas Armadas de Ucrania para atacar a sus tropas. La OTAN pide revisar la seguridad en las instalaciones.