Un niño de 5 años que sufría parálisis cerebral y era electrodependiente ha muerto este lunes en Argentina después de que la compañía eléctrica cortara el suministro y lo dejara 14 horas sin luz. Según informa el diario 'Clarín', la madre debía a la empresa un equivalente a 1.900 euros.

Sin embargo, Edesur, la empresa energética, asegura que la interrupción del suministro fue programada y que no les constataba en sus informes que hubiera una persona con esa dependencia allí, punto que su madre desmiente: "Les dije que tenía un nene electrodependiente, que necesitaba electricidad". De hecho, intentó contactar con ellos telefónicamente, pero le dijeron que no podían darle información porque era deudora y fue cuando avisó de que el niño podía morir sin electricidad. Además, no era la primera vez que le cortaban la luz.

El pequeño estaba en esa situación de dependencia desde hace dos años, cuando se le clavó un cristal en el corazón después de que su hermana rompiera una ventana. Este accidente le provocó una obstrucción en un ventrículo y parálisis cerebral. Además, para que sobreviviera le tuvieron que realizar una traqueotomía, lo que le hizo dependiente de una máquina para que aspirara de forma continua los restos de mucosidad y de una máquina de oxígenos. Sin embargo, sabiendo todo esto, la madre decidió no llevarlo al hospital porque había un brote de bronquiolitis y su hijo no sobreviviría a contraer la enfermedad.

El padre del niño consiguió arreglar por la tarde un grupo electrógeno que no funcionaba y a las 20:40 se puso en marcha, pero media hora más tarde el pequeño falleció.