120.00

Publicidad

Terrorismo

El refugiado libio que asesinó a tres personas en Reading está acusado de once delitos

Los servicios secretos británicos tuvieron bajo observación al refugiado libro que apuñaló a seis personas en Reading y que tres de ellas fallecieron. Había pedido asilo y está acusado de once delitos.

La policía británica sigue interrogando al único sospechoso del acto terrorista cometido en Reading, donde murieron tres personas, al tiempo que la ministra de Interior, Priti Patel, conminó a "aprender lecciones" para evitar que algo así vuelva a suceder. Patel se desplazó a esa localidad inglesa, situada en el condado de Berkshire -entre Londres y Oxford-, donde un varón de 25 años fue apuñalando al azar a personas que se encontraban sentadas en un parque, hiriendo de gravedad a otras tres. "Tenemos que valorar muchísima información, estudiar todos los aspectos de lo ocurrido y al individuo que está detenido a fin de asegurar que se hace justicia", afirmó la ministra en una declaración a los medios sobre el incidente terrorista. Agregó que hay es importante asegurarse de que a raíz de ese ataque "se aprenden lecciones a fin de evitar que algo así vuelve a suceder".

¿Hay más implicados?

Los agentes creen que no hay más implicados en lo sucedido y siguen interrogando a Khairi Saadallah, un refugiado libio con un historial de problemas de salud mental, al que detuvieron el mismo día de la agresión. Según revela el tabloide británico The Sun, el Reino Unido le concedió asilo durante cinco años en 2018 tras haber escapado de la guerra civil en Libia. Al parecer, los servicios de inteligencia británicos MI5 lo ficharon en 2019 tras recibir información que les alertaba de que el hombre planeaba viajar al extranjero, probablemente a Siria, para posiblemente cometer actos de terrorismo. Sin embargo, finalmente no vieron indicios claros de Saadallah planteara una amenaza. Desde junio de 2015 y 2019, Saadallah ha sido imputado por once delitos, entre ellos agresión con componentes racistas, delitos con arma blanca o daños criminales, según documentos legales difundidos hoy. El comando antiterrorista de la Policía Metropolitana, que se ha hecho cargo del caso, continúa interrogando al sospechoso y ha identificado ya a dos de los tres fallecidos: un profesor de Historia británico y un ciudadano estadounidense.

Publicidad