Crisis Ceuta

Los vecinos de Ceuta, ante la llegada masiva de inmigrantes: "Las autoridades no dan abasto, es un descontrol"

La llegada masiva de inmigrantes a Ceuta en las últimas 24 horas ha desatado el caos en la ciudad autónoma, una avalancha que los propios vecinos definen como "invasión", al tiempo que denuncian robos y agresiones

Publicidad

El caos se ha apoderado de Ceuta tras la llegada masiva de inmigrantes procedentes de Marruecos y el Ejército se ha tenido que desplegar para detener la avalancha. Los vecinos de la ciudad, mientras, se encuentran hoy entre "atónitos y asustados". Se han cerrado comercios y muchos niños no han ido al colegio.

"Las autoridades no dan abasto, es un descontrol. Hay avalanchas continuas de gente", explican los habitantes de Ceuta, algunos de los cuales también han denunciado robos y agresiones.

Espray pimienta

"Es un desastre, esto no ha pasado nunca", apunta María José, que ha optado por no llevar a su hijo a la escuela. "He ido a comprar tabaco y me han abordado cinco inmigrantes y he tenido que sacar un espray pimienta para defenderme"

Horas antes, el presidente de la ciudad, Juan Jesús Vivas, ha dicho en Espejo Público que la población de Ceuta estaba "angustiada y con miedo". también ha dicho que lo está ocurriendo es "una invasión".

Vivas ha señalado que la crisis en Ceuta ha ocurrido con la connivencia del Gobierno marroquí, que ha permitido la salida de sus ciudadanos. La policía de Marruecos, de hecho, ha abierto la verja en la frontera para franquear al paso de los inmigrantes.

De los 7.000 inmigrantes que, según los cálculos del Gobierno han cruzado a Ceuta de forma ilegal procedentes de Marruecos, "2.700 ya han sido devueltos", según ha explicado el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, tras la reunión del Consejo de Ministros.

Pedro Sánchez promete "firmeza"

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha tenido que cancelar a última hora un viaje a París, ha dicho que España "restablecerá el orden con la máxima celeridad" y ha prometido "firmeza" en la respuesta.

El jefe del Ejecutivo ha admitido que la llegada súbita de inmigrantes irregulares supone "una grave crisis para España y también para Europa", pero ha recalcado que se va a establecer el orden en Ceuta y en Melilla así como en las fronteras con la máxima celeridad.

"Seremos firmes para garantizar su seguridad ante cualquier desafío, ante cualquier eventualidad y bajo cualquier circunstancia", ha reiterado en dos ocasiones.

Publicidad