El expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, reconoce que organizó una protestas contra los registros. Aunque ha admitido que esta decisión no fue tomada unilateralmente, si no que contó con el apoyo de más personas. “La sala debería ser conocedora de una realidad que se vio ese 20 de septiembre, la movilización que se hizo para protestar fue bajo el lema defendamos las instituciones. Esa proclama no era exclusivamente mía”.

El que fuera líder de ANC ha mencionado a todas las organizaciones, que como Cruixat y él, convocaron las protestas: "Ese día, instituciones tan plurales como UGT, ocho rectores de universidades públicas o asociaciones deportivas se manifestaron en los mismos términos”.

Sánchez ha se ha dirigido al juez alegando que “es imposible juzgar los hechos sin tener conciencia de unas consideraciones sociales que existían esa mañana”, por lo que se considera un "preso político".