En plena celebración del mundial de fútbol, Lorena, formando parte de la selección durante el Campeonato en Francia, ha ganado el mayor de los premios, ser madre de mellizos y no puede estar más feliz.

"Hicimos mal las cuentas", reconocen, pero Renata y Ezequiel nacieron pocas semanas antes de que Lorena tuviera que viajar, lo que ha sido el empujón necesario para la jugadora argentina, concentrada con sus compañeras en Francia. Los óvulos de Lorena fueron fecundados con esperma de donante y los embriones fueron gestados por Verónica.

Tras dos años de relación, ambas muestran su amor al mundo y los frutos del mismo en la semana dedicada a la libertad y a la visibilidad, no solo de dos lesbianas en el deporte femenino, sino de una familia compuesta por dos mamás.