Al borde de la tragedia estuvo el desprendimiento de una parte de la cubierta del graderío del AFAS Stadion. Los fuertes vientos provocaron el colapso de la estructura donde juega el AZ Alkmaar que, de encontrarse lleno, podría haberse visto una de las peores tragedias futbolísticas europeas.

Por ahora, el club holandés tendrá que buscarse un nuevo sitio donde jugar el partido de la previa clasificatoria de la UEFA Europa League, prevista para este jueves.