Hoy en día las apariencias no son lo que parecen. ¿Cuántas veces has visto a un estadio de fútbol convertirse en un bosque? Está es la historia del Worthersee Stadion en Klagenfurt, Austria.

La iniciativa la ha llevado a cabo el artista suizo Klaus Littman, para mandar un mensaje al planeta: "alertar sobre las amenazas que sufre el medio ambiente".

La obra de arte está parcialmente financiada por patrocinadores y consta de 300 árboles concentrados dentro de lo que anteriormente era el terreno de juego.