Hacía 'trekking' y acabó bajo la lava, ha muerto solo uno pero podían haber sido muchos más, el volcán Strómboli es un paraíso para los amantes de esta actividad. Le llaman el faro del mediterráneo porque siempre hay una erupción activa en su cráter.

Es una atracción para montañeros y parapentistas que hacen el 'trekking' del Strómobli, de casi 900 metros de desnivel para contemplar una de las puestas de sol más increíbles y más peligrosas.