Los ciclistas se encontraban haciendo una bajada a toda velocidad por las montañas de Sharr, en Serbia, con sus mountain bikes.

En un tramo de la bajada se cruzaron un par de oseznos y estuvieron muy cerca de atropellarlos. La osa comenzó a perseguir a los ciclistas para proteger a sus crías y pudieron escapar de ella gracias a las bicis.

"El oso grande se volvió loco y comenzó a perseguirnos. Por suerte pedaleamos con fuerza y evitamos al oso. Fue un momento aterrador... y al mismo tiempo muy especial. La mamá osa estaba extremadamente enfurecida para proteger a sus oseznos", cuenta Arben Kuqi en su canal de YouTube, donde se encuentra el vídeo.