Publicidad

VIVENCIAS DE UN BECARIO EN ANTENA 3 NOTICIAS

Semana cuatro: El significado de la palabra difícil

class="MsoNormal" style="margin-top:1.85pt;margin-right:0cm;margin-bottom: 1.85pt;margin-left:0cm;text-align:justify;line-height:115%;tab-stops:14.2pt">La investidura en la Comunidad de Madrid, el aniversario de los atentados de Barcelona o la Supercopa de Europa han marcado esta cuarta semana del proyecto #IntegraA3N. Siete días que me han servido sobre todo para darme cuenta de lo que es realmente complicado.

En mi cuarta semana en Antena 3 Noticias la actualidad ha sido la nota dominante. Ha habido muchas noticias de última hora, lo que en esta profesión cuando tienes poca experiencia equivale a mucho agobio. Pero si estos siete días me han servido para algo, es para descubrir lo que es realmente difícil y agobiante.

Comencé semana teniendo que realizar una noticia sobre mi añorada Feria de Málaga.Algo que suscitó en mí mucha emoción. Tenía y quería bordarlo, ya que no salí con buenas sensaciones de la semana pasada. Entonces, empecé a tener una especie de nudo en el estómago. Era el agobio. Y entonces, piensas, y te das cuenta de que lo realmente complicado fue acabar andando cuando muchos médicos habían dicho que no podrías hacerlo nunca.

Salí del paso. Y lo hice, según mi visión, con muy buen resultado. Disfruté mucho de este texto. Pero en estos siete días la actualidad ha sido imparable. Tocaba seguir trabajando. La investidura de la Comunidad de Madrid era el siguiente paso. Y esta vez sentí impotencia por verme no tan cerca como hubiese querido del evento. Pero te paras y reflexionas. Tocaba trabajar con la ilusión de siempre y seguir esperando la oportunidad, que seguro llegará en próximos eventos.

Acababa la investidura y me tocaba combatir con otra nueva sensación. La añoranza era en este caso la que llegaba a mí. Era la Supercopa de Europa y después de estar cuatro años siguiendo la actualidad del CD Leganés ya puedo decir, que echo de menos cubrir fútbol. Pero esta vez tocaba verlo desde la barrera. Algo que de nuevo me hizo detenerme a reflexionar sobre cómo superar esta sensación. Y pensé en lo fácil que era dejar de pensar en esto, si lo comparas, por ejemplo, con el día en el que me enfrenté a la Selectividad de forma oral.

El aniversario de los atentados de Barcelona era otro de los grandes eventos de la semana. De nuevo, esa impotencia por no haber ayudado tanto como me hubiera gustado volvía a llegar a mí. Tocaba echar la vista atrás. Mirar a ese pasado en el que estuve un año alejado de mis mejores amigos, que me ayudó a coger fuerzas de cara a un futuro bastante prometedor.

De extraña. Así calificaría una semana en la que sensaciones bastante negativas me han ayudado a darme cuenta de lo que es realmente complicado. Con la ayuda de muchos de mis compañeros he acabado saliendo bastante indemne de una semana en la que me he hecho muchas preguntas.

En estos siete días me he planteado incluso si yo mismo espero más de mí de lo que realmente puedo dar. Una cuestión que sólo puedo resolver de una manera: trabajando. Dando siempre el máximo y aprovechando con humildad este gran reto que esta profesión que tanto quiero me ha planteado, porque únicamente así es como podré darme cuenta de dónde está mi límite.

¿Por qué no voy a superar los momentos delicados que me depare esta bonita experiencia?

Publicidad