George Clooney

Publicidad

George Clooney

George Clooney hospitalizado por su rápida pérdida de peso para una película

El actor fue ingresado de urgencia por una pancreatitis cuatro días antes de iniciar el rodaje de 'The Midnight Sky', que se estrena el 23 de diciembre.

Cuando un actor se mete de lleno en su papel, lo hace de verdad para poder interpretarlo de la forma más realista posible y recrearse en el personaje, aunque eso conlleve a veces ciertos cambios drásticos en el físico. Uno de los casos más sonados en cuanto a cambio físico para una película es el de Christian Bale para su papel en 'El maquinista', que pasó de 80 kilos a apenas 50 kg en cuatro meses.

El último en sumarse a las transformaciones físicas ha sido el actor estadounidense George Clooney, de 59 años, pero no le ha ido del todo bien. Clooney anunció que fue hospitalizado por una pancreatitis tras someterse a una estricta dieta para su última película, 'Cielo de medianoche', que se estrenará en el 23 de diciembre, por lo que permaneció varios días ingresado con fuertes dolores abdominales después de perder más de 11 kilos en muy poco tiempo.

En la película, en la que es tanto el director como el protagonista, interpreta a un científico que sobrevive a una catástrofe mundial y que queda atrapado en el Ártico. Un papel para el que tiene que quitarse unos cuantos kilos en tiempo récord. "Me llevó algunas semanas mejorar y, como director, no es tan fácil porque necesitas energía", confesó Clooney al diario 'The Daily Mirror'.

Al parecer, el oscarizado actor no hizo la dieta como debía y su salud notó las prisas: "Creo que me esforcé demasiado para perder peso rápidamente y no me estaba cuidando", añadía.

Clooney también contó que, otro de los sacrificios físicos a los que se sometió fue dejarse crecer la barba, algo que a su familia no le gustaba. “Me dejé una barba grande y fea”, contó el actor. Sin embargo, sus hijos mellizos de tres años, se divertían con ella "porque escondía cosas en ella de las que yo no me daba cuenta hasta que llegaba al trabajo y yo decía, "Vaya, hay un palito de helado atascado en mi barba", bromeaba.

Publicidad