La actriz y cómica Whitney Cummings ha denunciado este lunes en Twitter haber sido extorsionada con una foto suya en la que muestra un pezón. Los chantajistas, que tomaron la imagen de una publicación de su Instagram, pidieron dinero a la humorista a cambio de que esta no saliese a la luz. Ante esta situación, Cummings cogió el toro por los cuernos y decidió publicar las fotografías ella misma en su cuenta de Twitter.

"En Abril publiqué accidentalmente un instastorie en el que enseñaba un pezón. Cuando me di cuenta, lo borré.", comenzó a escribir la también guionista en su Twitter donde publicó varios mensajes a cerca de este hecho. "Las personas que tomaron capturas de pantalla están intentando sacarme dinero, algunos dicen que les ofrecen dinero a cambio de venderlas, otros me piden dinero para no publicarla", relataba.

 

En un segundo tweet, la estadounidense publicó las fotografías, en las que se le veía un pezón sin querer, acompañadas del siguiente mensaje: "Todos deben pensar que soy mucho más famosa de lo que realmente soy, pero también deben pensar que soy fácil de intimidar. Si alguien va aganar dinero o le gusta mi pezón, seré yo", clamaba en Twitter.

Cummings ha decidido no publicar el nombre de los extorsionadores, ya que muchos son jóvenes y, en su opinión, a ella no le hubiese gustado que "una tontería que hice de joven me persiguiese el resto de mi vida".

También ha habido margen para el humor. Según denunciaba en otros tweets, también habría sido amenazada con que tenían acceso a su cuenta de iCloud, a lo que ella respondió que se sentía más avergonzada por "todas las citas inspiradoras" que tenía guardada.

 

Whitney Cummings ha agradecido todos los mensajes de apoyo que ha recibido y a la gente que le ha mandado fotos "bochornosas" para hacerla sentir mejor. "Significa el mundo para mí, pero no me asustaría si dejarais de enviarme fotos de tus huevos peludos", ironizaba.