Saturno

Publicidad

Ciencia

La impactante neblina hexagonal de Saturno y el sistema de multicapa descubierto por investigadores españoles

Los Investigadores del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco han confirmado que se trata de la estructura más grande de su especie en todo el Sistema Solar.

Este singular sistema de neblina fue descubierto por las expediciones Voyager 1 y 2 en la década de los 80 cuando sobrevolaban Saturno. Esta estructura se sitúa en la zona polar norte del planeta y forma un hexágono absolutamente perfecto.

Esta neblina ondulante no cambia a pesar del intenso y largo cambio de estaciones al que este sujeto Saturno. Su singular forma es debido a una corriente estrecha y rápida de viento que alcanza hasta los 400 km/h.

Esta onda permanece casi estática y varia muy poco su localización con respecto a la rotación del planeta anillado, lo que la convierte en una zona de extremo interés en las labores de investigación astronómicas.

Tras la sonda Voyager, llegó Cassini en 2004 que orbitó hasta 2017 para mostrar a través de sus cámaras de alta definición imágenes clave en la investigación. En 2015 tomó una instantánea del limbo de Saturno capaz de captar detalles de hasta 2 km y donde también se capturó este sistema hexagonal de neblinas.

Estas imágenes fueron las principales valedoras de la investigación de la Universidad del País Vasco, que ha compartido sus conclusiones en la publicación Nature Communications.

“Las imágenes de Cassini nos han permitido descubrir que, como si formaran un ‘sandwich’, el hexágono tiene un sistema multicapa de, al menos, siete neblinas que se extienden desde la cima de sus nubes hasta más de 300 km de altura sobre ellas” explica Agustín Sánchez Lavega, líder del estudio.

Así mismo, también dejó en evidencia la singularidad de este hallazgo con respecto a casos similares: “Otros mundos fríos como el satélite Titán de Saturno o el planeta enano Plutón tienen también capas de nieblas, pero no en tal número, ni tan regularmente espaciadas”.

La hipótesis que proponen es que las nieblas se distribuyen por la propagación vertical de ondas de gravedad que generan oscilaciones en la densidad y temperatura de la atmósfera, circunstancia que también se da en la Tierra y otros países, aunque de forma diferente.

En la Tierra se han observado estas corrientes de oeste a este con unas velocidades de entorno a los 100 km/h, aunque la singularidad de condiciones que reúne Saturno hace que esta perfecta forma hexagonal sea única en todo el Sistema Solar.

Publicidad