Celebrities » VIP Baby » My Modern Family by Mamá Pato

no se trata de ser súper mamás sino de ser buenas mamás

¡No soy una súper mamá!

Muchas veces la gente puede pensar que soy una súper mamá y que tengo mucho mérito por llevar todo para adelante. En realidad yo no veo tanto mérito en mi labor, aunque está claro que no es tarea fácil compaginar una vida familiar como la nuestra, la laboral y además intentar ir siempre medio mona todos los días.

¡No soy una súper mamá!

Elena Arcelus ¡No soy una súper mamá!

Publicidad

Elena Arcelus | Madrid
| 14.09.2018 15:04

En lo relacionado a ir arreglada, con el pelo peinado y con tacones puestos, he de reconocer una vez más que es algo que me encanta y para mí sería impensable lo contrario. Desde pequeña siempre me ha gustado cuidarme e ir arregladita así que tenía claro que una vez que fuese mamá no iba a cambiar mi forma de ser. Muchas mujeres me han dicho en numerosas ocasiones que les resulta imposible arreglarse el pelo o ir pintadas por la falta de tiempo y yo siempre les contesto lo mismo: "en 30-40 minutos estas duchada, con el pelo arreglado y maquillada".

Siempre me gusta ir arreglada | Elena Arcelus

Está claro que cada persona luego invierte su tiempo en lo que le apetece, pero no podemos olvidar que SI NOS GUSTA ir monas tenemos que buscar esa media hora u hora completa al día para cuidarnos y no descuidarnos.

Amor de hermanas | Elena Arcelus

En lo referente a organizarme con la vida laboral y familiar me encuentro en la misma situación seguramente que el 90% de las mujeres de este país. No es fácil llegar a casa después de un día de trabajo y ponerte con los deberes, las duchas y demás historietas, pero no debemos de olvidar que para los pequeños de la casa es fundamental nuestra ayuda y nuestra atención.

Es difícil conciliar familia y trabajo | Elena Arcelus

Si tuviese que decir cual es el mejor momento del día sin dudarlo diría que es cuando llego a casa, cansada o no, y veo que siempre hay alguien que me espera con ganas e ilusión. No hay dinero ni cansancio que pueda superar el ver a mi hija Ana abrir la puerta de casa cuando llego de trabajar y grita "¡mamá!" como si llevase días sin verme, los miles de "te quiero" que se escuchan, el ver a sus hermanos y que me cuentes sus batallitas de la tarde, me enseñen sus bailes nuevos e inventemos un cuento para la noche.

No se trata dfe ser súper mamás sino de ser buenas mamás | Elena Arcelus

Así que una vez más os digo desde mi humilde opinión que no se trata de ser súper mamás sino de ser buenas mamás, de dar ejemplo, de no conformarnos, de dejar de lamentarnos de lo malo que nos sucede en nuestro día a día y valorar lo bueno que tenemos, luchar por conservar lo que queremos y soñar con lo que nos queda, si Dios quiere, por vivir.

Publicidad