Hace unos años conocí a los patitos, los hijos de Paco y puedo aseguraros que el amor que siento por ellos es inmenso. Las vivencias junto a ellos en casa, los buenos y malos ratos, sus travesuras, sus muestras de cariño, las noches de preocupación, las notas…son momentos y experiencias demasiado intensas como para que no hagan mella en cualquier corazón. Seguro que a muchas de vosotr@s os ha pasado también tener la sensación de saber que alguien en principio extraño, va a estar en tu corazón el resto de nuestra vida.

Hace unos años conocí a los patitos | Elena Arcelus

El caso de Carmen es especial, ella vive en casa todos los días y sólo puedo decir que me ha devuelto multiplicado por 100 todo lo que yo, humildemente he podido darle. Es aparte de una hija para mí, una amiga, una confidente y alguien que sabe, sin decirle nada cuando necesitamos algo de ayuda con sus hermanos. Os puedo asegurar que el amor no está ligado a la sangre ni muchísimo menos. El amor es convivencia, cariño, respeto y generosidad sin límites.

El amor es convivencia, cariño, respeto y generosidad sin límites | Elena Arcelus

Hay pocas cosas de las que estoy segura en esta vida, pero una de ellas es que los patitos van a contar conmigo siempre y siempre me tendrán a su lado al igual que la pequeña de la casa. Para ella, son sus referentes, sus compañeros de aventuras y no puede estar más orgullosa de ellos, al igual que yo.

siempre me tendrán a su lado al igual que la pequeña de la casa | Elena Arcelus