Meghan Markle se ha ganado una controvertida fama por todas las polémicas en las que se ha visto envuelta en el 2018. La última y que más sorprendió a todos fue cuando tres de sus asistentes personales renunciaron por sorpresa públicamente a su cargo, ya que la consideraban "complicada y déspota".

Ahora la ex actriz se ha visto envuelta en una nueva historia que ha sido publicada por la edición americana de Vanity Fair, donde aseguran que Meghan organizó una fiesta en el año 2011 que llamó 'Sayonara Zara'. Lo que hicieron con esta reunión fue regalar ropa y accesorios que Markle consideraba baratos tras haber conseguido su papel en la serie 'Suits' que despegó su carrera como actriz y le permitía comprarse prendas de lujo.

La fuente que ha contado esto fue una persona muy cercana a la actriz en ese momento, donde además añade que "Markle no es alguien de quien puedas ser amigo, ya que ella es el tipo de persona que solo se mueve por el interés".

Durante su época de actriz en Suits, conoció a Jessica Mulroney, su estilista personal en la serie. El vínculo entre ambas sigue siendo estrecho a día de hoy, hasta el punto de que las fuentes apuntan a que Mulroney fue quien acompañó a los duques de Sussex en su tour por Oceanía para cuidar su imagen, viaje en el que Meghan se gastó 55.000 euros en ropa en solo dos semanas.