Meghan Markle y el príncipe Harry han revolucionado por completo la Casa Real Británica tras anunciar que no quieren seguir formando parte de la misma, que pretenden trabajar para mantenerse sin necesidad de que les financien los ingleses y que vivirán entre Canadá y Reino Unido.

Han sido unos días ajetreados de los que la Duquesa de Sussex huyó a Canadá y estar junto a su hijo Archie. Incluso no estuvo presente para la reunión de urgencia que convocó la reina Isabel II para buscar soluciones a la complicada situación.

Ahora que parece que hay una aparente calma, Meghan ha reaparecido de nuevo de lo más sonriente. Lo ha hecho en el Downtown Eastside Women’s Centre, dedicado a acoger, proteger y promover a mujeres indígenas, a menudo víctimas de la violencia y la pobreza extrema.

Se deja ver así dentro de un marco solidario que es a lo que mayormente se quieren dedicar Meghan y Harry, con lo que deja claras sus intenciones en esta primera reaparición pública.

Seguro que te interesa...

La mala cara del príncipe Guillermo que reflejan los complicados momentos que se están viviendo tras la decisión del príncipe Harry y Meghan Markle