Este pasado miércoles conocíamos la noticia de que el príncipe Carlos era uno de los nombres más que se sumaban a la lista de los miles de contagiados por coronavirus.

Tras conocerse la noticia, según informa InTouch en exclusiva, rápidamente, el príncipe Carlos se puso en contacto con sus hijos, el príncipe Guillermo y el príncipe Harry, para comunicarles que había dado positivo en el test.

"Tan pronto como Carlos recuperó los resultados de la prueba, inmediatamente llamó a Harry y William para decírselo", dice la fuente al citado medio. Y añade: "A pesar de sus altibajos, Harry ama a su padre. Escuchar que está enfermo con una enfermedad potencialmente mortal es una gran llamada de atención, y se siente culpable por no estar más cerca de casa en este momento".

Pero parece que hasta que Harry vea a su padre va a pasar tiempo…

Y es que tal y como recoge el portal Daily Mail, Meghan Markle habría prohibido al príncipe Harry volar desde Canadá hasta Inglaterra, de momento, para así estar más cerca de su padre a pesar de su aislamiento.

"Bajo ninguna circunstancia, está de acuerdo con que él viaje a cualquier parte en este momento", revela dicha fuente al portal. Aunque esta fuente también han revelado que tanto Harry como Meghan se siente frustrados por no poder ayudar más.