Desde que la Casa Real de Inglaterra anunció que el príncipe Harry y Meghan Markle serían padres de su primer hijo, las noticias y los cambios en sus vidas no dejan de suceder.

Hace apenas unos días el príncipe Carlos, abuelo del futuro bebé, revelaba los nombres que podría tener el pequeño o pequeña y ahora ha salido a la luz que los duques de Sussex se mudarán del palacio de Kensington a la Frogmore House, una casa de campo adyacente al Castillo de Windsor, a principios de 2019.

Tal y como ha informado el diario The Sun, la pareja se trasladará en unas semanas para preparar el nacimiento de su primer hijo, previsto para la próxima primavera. Se trata de una residencia ubicada en los terrenos del Castillo de Windsor, que les cedió la reina Isabel II de Inglaterra, y que tiene un gran valor sentimental para ellos.

Y es que como podéis recordar, fue en esta finca, concretamente en Frogmore House, donde se celebró la recepción posterior a su boda (el pasado mes de mayo) y en el que se realizaron las fotografías oficiales de su compromiso. La nueva vivienda del príncipe Harry y Meghan Markle cuenta con diez habitaciones y una guardería, así como un gimnasio y una sala para yoga.

Durante todo este tiempo de noviazgo la pareja ha residido en Nottingham Cottage, una casa en los terrenos del londinense palacio de Kensington, donde también viven los duques de Cambridge, Kate Middleton y el príncipe Guillermo, con sus tres hijos, los príncipes Jorge y Luis y la princesa Carlota.