Kate Middleton hizo saltar todas las alarmas de un posible embarazo cuando inesperadamente canceló un evento que tenía previsto ayer, lunes 4 de septiembre. Fue el Kensington Palace quien confirmó que los Duques de Cambridge van a ser padres por tercera vez.

Al estar en los primeros meses de gestación, Kate se encuentra descansando en el palacio de Kensington debido a una enfermedad que padece llamada hiperemesis gravídica. Esta enfermedad puede provocar vómitos y náuseas e incluso la duquesa de Cambridge podría caer en deshidratación, pérdida de peso y desequilibrios electrolíticos.

Por el momento no ha tenido que ser ingresada como en su primer embarazo en el que tuvo que pasar tres días en la clínica King Edward VII recibiendo la atención médica necesaria. Una vez pasados los tres primeros meses, pudimos ver como Kate hacía una vida totalmente normal, acudiendo a actos, cenas y viajando a Estados Unidos sin ningún tipo de problema.

Otras celebrities también han pasado por el mismo problema durante el embarazo. Kate Winslet confesó en su día que ella también había pasado por la conocida enfermedad de la mañana: "En mi primer embarazo tuve la enfermedad de la mañana, la espalda me dolía y tenía los tobillos hinchados. No tuve un buen rendimiento", dijo la actriz.