Froilán, como cualquier joven de su edad, sale a divertirse con sus amigos. Lo malo es que normalmente suele verse asediado por la persecución de los periodistas, de ahí que intente jugar al despiste con ellos.

Este fin de semana el hijo de la infanta Elena se encontraba de fiesta con sus amigos cuando las cámaras de un programa de televisión se dirigieron a él llamándolo por su nombre, a lo que respondió que en verdad se llamaba Alejandro.

Es más, indicó a los reporteros que mejor seguían hablando fuera que estaba esperando a una persona, que resultó ser ni más ni menos que su hermana Victoria Federica, que últimamente le ha quitado el protagonismo desde que cumpliera su mayoría de edad y saliera a la luz su relación con el torero Gonzalo Caballero.