El príncipe Harry y su futura esposa, Meghan Markle, han protagonizado su primer posado oficial ante los medios después de anunciar su boda. Un precioso momento en el que la actriz Meghan ha lucido muy orgullosa su espectacular anillo de pedida de mano.

Harry ha querido sorprenderla con una preciosa sortija de oro diseñada por él mismo y compuesta por tres diamantes: una piedra de mayor tamaño en el centro, comprada en Botsuana, y dos laterales que dan el gran toque. Pero lo que más ha sorprendido es que estos diamantes más pequeños pertenecen a un broche de Lady Di, la madre de Harry, de cuya muerte se cumplieron 20 años el pasado mes de agosto.

Sin duda un auténtico pedrusco el que ha encargado el príncipe a los joyeros oficiales de la Reina de Inglaterra, Cleave and Company, con el que ha estado totalmente a la altura.

El anillo de compromiso de Meghan Markle | Gtres