Justin Bieber utiliza como todos las redes sociales para expresar su opinión sobre un tema. Estos días con motivo de la celebración de la Pascua, Justin ha querido explicar a sus seguidores que la fiesta no tiene que ver solo con huevos de colores y conejos, si no por un motivo mucho más profundo: "Jesús ha cambiado mi vida. La Pascua no va sobre un conejo, es un recordatorio de que mi Jesús murió en la cruz por mis pecados y que luego resucitó de la muerte derrotándola".

Unas declaraciones que han dejado a más de uno sorprendido, y es que el mensaje de reflexión religiosa parece ser una reprimenda a todos sus seguidores que banalizan la fiesta.

Sin embargo y pese a sus palabras, el cantante subió cuatro divertidos selfies a Instagram disfrazado de conejo con unas gafas y un bigote colgante sujetando un peluche. Una demostración de intenciones donde Justin pone de manifiesto su perfil más reflexivo pero también el más gracioso.