Ellinor Hellborg, la joven que saltó a la fama por ser un auténtico clon de la cantante británica Adele ha decidido cambiar de look y dejar de ser confundida cada dos por tres con la compositora. Pero el problema ha sido que su nueva imagen es clavada a la de otra cantante: Katy Perry. Si antes tenía un asombroso parecido con la Adele, ahora lo tiene con la artista californiana.

Fue en 2006 cuando esta joven de 23 años se hizo muy famosa en Instagram compartiendo imágenes posando al más puro estilo Adele y que decir del parecidísimo físico de ambas. Rápidamente sus seguidores en esta plataforma subieron como la espuma, ahora mismo cuenta con 24.000 followers.

Pero toda esta repentina fama también tiene su lado negativo, las críticas: "He hecho dos 'inspirado por' se, inspirada por dos personas diferentes. Los hice porque pensé que era divertido. No es una carrera, no es mi vocación en la vida de parecerse a estas personas. Todos vosotros tenéis derecho a tener vuestra propia opinión, pero por favor no discutáis al respecto", dijo cansada de los comentarios negativos.

Lo cierto es que la joven suele cambiar de look constantemente. Ahora ha sido su pelo negro y sus ojos claros los que nos han recordado a la intérprete de 'I kissed a girl'.