Demi Lovato tiene por delante una dura tarea. La cantante estará “bastantes meses” en rehabilitación, tal y como ha afirmado una fuente cercana al portal E! News. De ahí que su carrera profesional se quede paralizada hasta nueva orden, por lo que toda su gira queda suspendida por completo.

Durante este proceso Demi tendrá que enfrentarse a una serie de restricciones como, por ejemplo, no mantener contacto con la gente de su alrededor durante el proceso: “No ha estado en contacto con casi nadie y se está focalizando en sí misma”.

Es más, ni su exnovio, Wilmer Valderrama, que apenas se separó de ella durante las dos semanas que estuvo ingresada, podrá estar en contacto con ella, por lo que solo podrá comunicarse con su familia, quienes “se está asegurando de eliminar todas las distracciones y quieren que ella se centre en su salud ahora mismo”.