Jessica Simpson ha sorprendido a todos sus seguidores con su impactante cambio de imagen. Tras tres embarazos en los últimos seis años, la actriz ha confesado que llegó a pesar hasta 108 kilos y que era el momento de tomar las riendas de su cuerpo.

Es por eso mismo que, tras la llegada de su hija Birdie Mae el pasado mes de marzo, decidió ponerse a trabajar junto a su entrenador personal, Harley Pasternak, y comenzar su cambio de figura y de vida.

"Seis meses, cuarenta y cinco kilos (sí, incliné la balanza hasta los 108 kilos). Mi primer viaje lejos de Birdie Mae, y emocionante por muchas razones, pero estoy muy orgullosa de sentirme yo nuevamente. Incluso cuando me parecía imposible, elegí trabajar más duro", escribe la también cantante en su cuenta de Instagram junto a una imagen de su gran cambio.

Según han contado Jessica y su entrador personal a la revista People, ambos llevan años trabajando: "Le ayudé a perder peso después de cada bebé. Esta vez ha sido un poco diferente, ya que dijo que había alcanzo los 108 kilos... Esta es la consecuencia de haberse quedado embarazada tres veces en los último seis años, por lo que el desafío fue mayor en esta ocasión".

Pero este giro de vida no sólo se debe al deporte y el ejercicio, sino también a otras actividades vitales como incrementar los pasos diarios, reducir el consumo de tecnología, aumentar sus horas de sueño o prestar más atención a su dieta: "Ella decía que su cuerpo no le había pertenecido durante la última década. Pero no de una mala manera, sino de una forma positiva: su cuerpo ha tenido la labor de crear vida y ahora es exclusivamente suyo de nuevo".

El entrador personal de Jessica ha trabajado con muchos rostros conocidos como Khloe Kardashian o Gwyneth Paltrow. No te pierdas las fotografías del antes y el después de Jessica Simpson. Dale al play al vídeo para ver las imágenes del antes y el después.

...

Seguro que te interesa...

La confesión más íntima de Blanca Romero: "Me operaría el chichi"