Amanda Bynes es sin duda una de esas estrellas juveniles inolvidables de nuestra infancia, pero que descarriló en algún punto del camino. Por suerte, parece que la actriz ya ha reaparecido totalmente recuperada de sus problemas con las drogas, y se ha decidido a inaugurar su Instagram presumiendo de un extravagante cambio de look. Y es que Amanda se ha teñido el pelo nada más y nada menos que de fucsia.

Hace cinco meses que Amanda ingresaba en rehabilitación por una nueva recaída en el abuso de sustancias, pero según ha informado su abogado al portal E!News: "Amanda está muy bien, trabaja en sí misma y se toma un merecido tiempo libre para concentrarse en su bienestar después de graduarse del Fashion Institute of Design and Merchandisgin".

"Mi consejo para cualquiera que esté luchando contra el abuso de sustancias sería tener mucho cuidado porque las drogas realmente pueden apoderarse de su vida", afirmaba la joven hace un tiempo, que de momento en un solo día ya ha reunido más de 118.000 seguidores en la famosa red social.