Laura Escanes sabe que es un personaje público y que, como tal, está expuesta a todo tipo de comentarios. Pero ahora que está embarazada, confiesa sentirse más sensible de lo normal, por lo que harta de dolorosas críticas, ha querido decir basta publicando algunos de esos mensajes que, según sus palabras, cruzan el límite.

Especialmente aquellos que se refieren a su familia, que hablan de sus padres o de la mala relación que, supuestamente, tiene Risto Mejide con su suegro. ?Soy bastante sensible, soy persona y me afectan las mentiras y que digan cosas sobre mi familia. Sobre todo cuando hay faltas de respeto y mala intención?, confiesa.

Y añade: ?Son perfiles anónimos que no dicen quién son. Es muy fácil opinar y poner según qué cosas cuando te escondes?. Ella es consciente que desde el principio tendría que hacer frente a la diferencia de edad con Risto, e incluso esto ya se lo toma con humor, pero de ahí a tener que leer cosas que sobrepasan los límites, por ahí no pasa.

?Seguramente con las hormonas lo siento todo muchísimo más y me afecta más lo que digan de ellos porque, aunque pueda colgar una foto o diga qué felices están mis padres por ser abuelos, no significa que podáis hablar de mil historias que jamás he hablado por aquí. Son líneas que no se deben cruzar a no ser que hubiese hablado yo de este tema", sentencia.