Francisco Rivera y Sergio Ramos mantienen una batalla en los juzgados desde 2013. El ayuntamiento de Sevilla concedió entonces el mercado Gourmet El Barranco a una empresa formada por diestro y el periodista Carlos Herrera, entre otros socios. En ese concurso también participó una UTE (unión temporal de empresas) entre las que se encontraban las de Ramos y José María Manzanares.

Fue la compañía del futbolista la que inició acciones legales debido, según sus abogados, a que la asociación ganadora, la de Rivera, "tenía falta de solvencia y no se encontraba al corriente de los pagos con Hacienda y la Seguridad Social", y que generaba "problemas para contratar".

Esta larga 'guerra' ha terminado en el Tribunal Supremo, quien ha estimado el recurso de la empresa de Ramos. Tal y como publica ABC Sevilla, el alto tribunal obliga ahora al Tribunal Superior d Justicia de Andalucía a revisar la adjudicación realizada por el ayuntamiento sevillano.

Seguro que te interesa...

Las pruebas que demuestran la buena relación de Lorena Gómez con su cuñada