Estela Grande está pasando por un momento muy duro tras su separación de Diego Matamoros. Aunque el detonante fue su estrecha relación con Kiko Jiménez, novio de Sofía Suescun, lo cierto es que entre ellos había ya mucho rencor, tal y como ha confesado en una entrevista en exclusiva para Lecturas.

A través de ella Estela revela que, por ahora, la reconciliación no podría darse: "Ahora sería imposible. Hay mucho rencor y juntos éramos una bomba de relojería", ha confesado.

Pero hay algo que Estela no le puede perdonar a su todavía marido: "Me dolió que dijera que me iba a poner las maletas en la puerta. Fue muy desafortunado. Rectificó y me ha explicado mil veces que estaba muy mal. Lo entiendo, pero ahora mismo no lo puedo perdonar, igual que él no puede perdonar otras cosas. Fue una humillación, un desprecio. Fue un error, él también lo reconoce. Le pudo el orgullo".

Además a Estela le dolieron mucho las imágenes de Diego bailando con Lola Ortiz en una discoteca, algo que en su día creyó que no era verdad pero que supusieron un duro mazazo para ella.

Y para culminar, Diego no le ha defendido nunca ante las críticas de su padre, Kiko Matamoros, que la ha atacado duramente: "Sí, se lo he recriminado, tendría que haber parado los pies a su padre. Me ha dicho que lo ha intentado. Pero a Kiko le da igual, aunque se lo pida su hijo. Diego me decía que no entrara, y yo le respondía: “¿Hasta cuándo me tengo que tragar esto?".

Seguro que te interesa...

Diego Matamoros arremete contra la nueva novia de su padre, Marta López