Gerard Piqué no ha aguantado más y ha tenido que tomar medidas contra todos los que insultaron a su pareja, Shakira, y sus hijos en el campo del RCD Espanyol.

Estos improperios hacia su familia no es nuevo en la sede deportiva de Cornellá pero durante el derbi de los dos equipos catalanes el pasado 4 de febrero el futbolista no pudo más.

Y es que, durante el partido podían leerse pancartas como: "Shakira es de todos" o "Antonio de la Rúa contigo empezó todo", dando a entender supuestamente que el ex de la cantante sería el padre de su hijo mayor.

Fue entonces que cuando Piqué metió el gol del empate hizo un gesto con el que mandó a callar a todos. Después el deportista tras acabar el partido dijo al respecto: "Cuando una parte de la afición se pronuncia hacia mi familia o hacia mis hijos, pues somos personas y actuamos como tal", a lo que añadió: "Mandarles callar era lo mínimo que podía hacer".