SEGÚN LOS EXPERTOS

SEGÚN LOS EXPERTOS

Alertan de que los juguetes eróticos inteligentes pueden ser hackeados

Los juguetes eróticos que se conectan con el 'smartphone' mediante Bluetooht pueden ser hackeados por ciberdelincuentes que podrían configurar parámetros como la intensidad o la vibración del dispositivo y acceder a información sobre el usuario y sus hábitos de uso.

Una mujer cogiendo un juguete erótico en el stand de una feria en Berlín
Una mujer cogiendo un juguete erótico en el stand de una feria en Berlín | Getty Images

Todo lo que tenga una conexión inalámbrica y un pequeño chip 'inteligente' es susceptible de ser hackeado, incluidos los juguetes eróticos que mediante Bluetooth se conectan con el smartphone y aportan información personal y delicada de los usuarios.

La compañía Panda Security ha alertado de que los juguetes eróticos pueden ser 'hackeados'. No se trata, como ha señalado, de aquellos que se venden en páginas desconocidas o de dudosa actividad, sino también de los que se pueden encontrar en comercios tan populares como Amazon.

Se trata de dispositivos que se pueden manejar en remoto desde una aplicación instalada en el móvil, al que se conectan generalmente mediante Bluetooth y que no suele pedir una contraseña o PIN, como explican desde la compañía de cibserguridad, en un comunicado.

El protocolo red 'Bluetooth Low Energy', con la que funcionan la mayoría de estos aparatos, intenta localizar el dispositivo del usuario por medio de un rastreo de todos los dispositivos cercanos, por lo que otro usuario que se encuentre cerca puede establecer conexión con cierta facilidad.

El acceso de los ciberdelincuentes a este dispositivo puede suponer que configuren parámetros como la intensidad o la vibración de forma distinta a como lo quiere el usuario, lo que podría desencadenar lesiones, pero también el acceso a información sobre el usuario y sus hábitos de uso.

Información sobre cuándo y con qué frecuencia se usan estos dispositivos darían al cibercriminal datos suficientes para proceder a un chantaje. Si, además, el ciberdelincuente logra acceder a una webcam, ya sea a una integrada en este tipo de dispositivos o incluso a la cámara del móvil, puede acceder a fotos y vídeos privados e incluso filtraros en la Red.

Agencias | Madrid | Actualizado el 05/05/2018 a las 13:10 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.