Después de descubrir que el cadáver que apareció en el barco es el de Álvaro Rojas, Hugo vuelve a ser el principal sospechoso del asesinato. Por ello, Triana y Carmen le proponen un innovador plan: hacer una sesión de hipnosis para que le ayude a recordar qué pasó esa fatídica noche, hace siete años.

Aunque la sesión no sale como esperaban, Hugo sí logra recordar un detalle importante. “Un hombre con un tatuaje en el brazo me dio algo cuando iba a ir a por Philip, después hicieron conmigo lo que quisieron”, afirma. Pero no consigue recordar quién es el misterioso desconocido.

Frustrado, decide pedir ayuda a Macarena. Ambos acuden a otra fiesta y reviven su última noche de sexo y pasión. Lo que Hugo no sabe es que Triana también ha estado investigando por su cuenta. La abogada descubre que el desconocido del tatuaje es un hombre peligroso, un asesino. Ella también asiste a la fiesta, acompañada por Jairo. Allí ve algo que le horroriza, a Hugo y Macarena dejándose llevar por el ambiente de la fiesta.

Triana se queda paralizada, pero ve que Hugo desaparece junto a un hombre y decide seguirles. La abogada evita que el misterioso hombre del tatuaje, Edichka, le dé una paliza. Además, gracias a su intervención, logran descubrir un sorprendente dato. Álvaro se aprovechaba de su situación para prostituir a niñas de su clase con importantes empresarios. “A Philip le gustaban las niñas, y Álvaro se las daba”, afirma Edichka.

Todavía no saben quién asesinó a Álvaro Rojas. Tampoco conocen la identidad de la segunda persona que estaba junto a Philip siete años atrás en la playa. Pero la noche no ha sido totalmente infructuosa. Además de este dato sobre Álvaro, Hugo y Triana también confirman que Philip pagó a Edichka para que le drogara y le llevara a la playa.

Carmen informa a Benigna sobre lo que Triana ha descubierto de Álvaro. La señora Rojas comienza a investigar y encuentra la agenda de su nieto con el nombre de las chicas a las que prostituía. Una de ellas es Azucena, la hija de Concha, la alcaldesa.

Triana y Hugo van en busca de nuevas pistas, pero ninguna de las chicas que Álvaro prostituía quiere hablar. Su suerte solo cambia cuando encuentran a Azucena, la “favorita” de Philip. La joven había quedado con Philip la noche en la que fingió su muerte, y estaba presente en la casa cuando algo terrible sucedió. “Se escuchaban unos gritos horribles, eran de Andrea”, afirma.

"No fue Álvaro y tampoco fue Philip, pero quien fuera era un animal", sobre la violación de Andrea

Aunque no se quedó lo suficiente como para descubrir quién violó a Andrea, descarta a los únicos sospechosos: “No fue Álvaro y tampoco fue Philip, pero quien fuera era un animal”. Tras su dura confesión Azucena se marcha repentinamente, pero Triana le da su tarjeta con la esperanza de que, cuando esté preparada, hable con el juez.

La abogada lo tiene ya todo claro. “Desde que te saqué de la cárcel has hablado de una conspiración, de alguien que organizaba todo. Está claro que esa persona es el violador de Andrea”, afirma.

Triana y Hugo están un paso más cerca de descubrir la verdad, pero vuelven a sufrir un duro revés. Algo muy malo le ocurre a Azucena.

Por otra parte, Ángel Altamira es detenido como sospechoso por el asesinato de Philip Norman. Para sorpresa de Benigna, la jueza Ocaña autorizó un registro de su propiedad y, un equipo policial dirigido por Zapata, encuentra el reloj inteligente del francés en su coche. Es la propia Teresa la que da la pista a la policía para que busquen ahí. “Esto es cosa de los Medina”, se defiende él. ¿Por qué se está comportando así Teresa?

Pero el inspector Zapata no está pasando por su mejor momento. El error con la identificación del cadáver le ha creado problemas con sus superiores. Ahora, Zapata quiere encontrar el lugar en la que supuestamente Iván esconde la droga y, así, apuntarse un tanto. Pero, para ello, necesita la colaboración de Claudia.

Zapata hace la redada, pero no encuentra nada. Todo ha sido una farsa planeada por Iván para que el inspector deje en paz a Claudia. Ha funcionado, pero ahora ella está preocupada por su marido. Teme que haya consecuencias, pero confiesa a Iván que le ha elegido a él antes que a su hermano. Claudia e Iván cada vez están más cerca. Finalmente, se rinden a la tentación y protagonizan pasional beso. ¿Habrá consecuencias?

En cuanto a los ‘Toy boy’, ya han dejado atrás todo lo que un día les enfrentó. Los amigos están más unidos que nunca y han querido demostrarlo con un sensual baile en el 'Inferno'. Su coordinación y las seductoras miradas hicieron subir la temperatura del bar rápidamente.